Tras una decepción en el amor ¿Es posible volver a enamorarse?

¿Se vuelve a sentir lo mismo y de la misma manera? ¿Es el amor algo que pueda vivirse a pesar de sentirse la decepción? ¿Es el primer amor el único amor verdadero?

Dicen a menudo que el primer amor es el más importante, el más auténtico, el más recordado, sin embargo la realidad y el paso del tiempo suele negar esta aparente evidencia. Lo que es obvio es que el primer amor nos encuentra vírgenes en el enamoramiento, haciéndolo muy intenso por aquello de la novedad, es el descubrimiento de una parte de nosotros hasta entonces adormecida y toda una revolución de emociones. El primer amor también llega acompañado de la inexperiencia, la inmadurez afectiva y la tendencia a fantasear. El primer amor no conoce de desencuentros ni de crisis, se desarrolla con una ingenuidad digna de la primera vez y proporciona una gran oportunidad para la expansión hacia la conexión con otra persona, descentrando la atención en uno mismo, haciéndolo entonces especial. El primer amor es mágico hasta que llegan, como en todas las relaciones, las primeras decepciones, los primeros desencuentros y las dudas en un momento vital en que se carece de perspectiva y experiencia, generando un abismo de inquietudes que pueden llegar a terminar con él o a alargarlo innecesariamente por el miedo a no volver a experimentarlo.

Ciertamente muchas personas quedan heridas después del enamoramiento, se habla de decepción e inician una travesía por un desierto de dolor en donde no encuentran ni un asomo de confianza en nuevas relaciones, pesa tanto el pasado, que habitan en él durante demasiado tiempo, buscando en los demás puntos débiles que le recuerden aquello que les confinó en la desconfianza, dando coherencia a su incapacidad para iniciar relaciones nuevas donde pueda emerger el amor en toda su intensidad. Soltar lastre es fundamental para iniciar una nueva etapa vital, quedarse atrapado en el enfado, la decepción, el sufrimiento, el rencor o el miedo impide cerrar y despedirse de una relación que por más importante que fuese no es la única en la que poder encontrar el amor verdadero. Se trata entonces de poder elaborar un proceso de duelo que finalice con una despedida grata de aquello que no pudo ser y sin embargo amamos, aquello que colocamos como el motor de la vida y se transformó solamente en un capítulo importante, aquello que nos enseñó a amar, que nos llevó a conocernos más y mejor, aquello que nos permitió entregarnos a pesar de mostrarnos su lado más cruel, el de la traición sentida. Solo así, pudiendo perdonar los errores, pudiendo dar gracias por los momentos buenos y pudiendo decir adiós a esa relación que ya termina, es posible recuperar la confianza en uno mismo para volver a encontrarnos en manos del amor en nuevas personas, poniendo el marcador a cero e iniciando una nueva partida.

Volver a enamorarse no solo es posible sino que es importante Click to Tweet

Ahora bien, ¿Volvemos a sentir lo mismo y de la misma manera? Probablemente no, dependerá de la facilidad de cada uno para experimentar el enamoramiento, del momento vital en que uno se encuentre y del significado que adquiera la nueva relación, no obstante muchas personas llegan a sentir un “me he vuelto a enamorar, parece que sea la primera vez”; para otros muchos llega algo novedoso, inesperado y se descubren sintiendo “esto que siento ahora sí que es amor, antes era cosa de críos” y muchos otros sostienen que “no llegas a sentir lo mismo, es diferente, menos pasional pero más equilibrado”. Por tanto, responder a esta cuestión es complicado, no obstante los sentimientos tienden a cambiar y a experimentarse de forma diferente con el paso de los años y con la experiencia alcanzada, en eso que llamamos madurez también se encuentra la perspectiva, las vivencias acumuladas, la realidad frente a la ensoñación y los matices. Ni es mejor ni es peor, simplemente es diferente y en cada relación necesitan experimentarse cosas diferentes, aprender lo que no está aún claro y desaprender aquello que nos daña, cada persona con la que nos vinculamos es una puerta de acceso para el autoconocimiento y el desarrollo personal, ni bueno ni malo, ni más ni menos, sencillamente, es.

Volver a enamorarse no solo es posible sino que es importante. El amor es una experiencia vital fundamental que dota de un sentido a la propia existencia. El amor a veces duele, si, es parte de él, a veces no funciona, a veces nos hace caer en la tristeza y entonces es cuando debemos abandonarlo y continuar el camino para volver a enamorarnos de otras personas, quizá para vivir otra vida, para experimentar otra existencia, para dejarnos llevar por el amor y no por el rencor. Nos pueden dañar, nos pueden fallar, nos pueden incluso traicionar, pero podemos reparar, podemos perdonar, podemos superar, podemos volver a sentir el control de nuestra propia vida para entregarle el cariño a alguien que sepa cuidarlo mejor y lo respete como necesitamos. Negarse al amor es negarse a uno mismo, es quedarse atrapado en la voluntad de un anterior a no darnos aquello que nos correspondía, es mirar atrás, es dolor, pérdida y tristeza. Cierra lo que tengas que cerrar, despídete de quien tengas que hacerlo, perdona todo aquello que te dañó, di adiós a un tiempo vivido y date la oportunidad de dar un significado nuevo a tu vida, el amor puedes volver a encontrarlo, de otra manera, con otra persona, en otros términos, pero también tú has cambiado y necesitas cosas diferentes, ya no eres aquella persona a quien hicieron daño y en esta transformación también posees toda la información que necesitas para construir una relación plena.

Comparte si te ha parecido interesante nuestro post sobre la decepción en el amor

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar