¿De verdad buscas ideas para celebrar San Valentín?

Entonces veamos unas ideas para celebrar San Valentín y en qué tenemos que pararnos a pensar…vayamos por partes, la motivación para festejar este día ¿de dónde viene?

¿De ti mismo?

¿Eres tú la parte romántica y tu pareja simplemente se dejaría llevar o te acompañaría por darte el gusto?

Si a tu pareja el día de San Valentín no le mueve y eres tú quien alberga el deseo de celebrarlo ten en consideración que el plan deberá ser lo suficientemente prudente como para no aturdirle con los típicos festejos que seguramente poco menos que aborrece.

Así que no, no es buena idea comprar ese pijama con corazones rojos ni acudir al típico restaurante decorado para la ocasión y hasta con sus camareros disfrazados de cupidos lanzando flechas a los comensales, no, ese no puede ser el plan. ¿Qué tal si pensamos en algo más personal?

¿Y si le llevas por sorpresa a ese sitio que tanto os gustó y en donde realmente lo pasasteis bien? Una excursión, un viaje, un sencillo paseo y una carta dedicada al otro, ¡Sí, una carta! ¡Y de las escritas a mano con su sobre y todo! Lo tendrías prendido y quizá puedas invitarle a sentir esta fiesta de otra manera, como un acto de amor que a ti te haría muy feliz.

¿De tú pareja?

¿Tú te quedarías en casa echando el día en el sofá y tu pareja lleva semanas con el “sabes, llega San Valentín, igual este año podríamos hacer algo…?

Definitivamente, no tienes muchas opciones, o defender tu derecho a la abstención y quizá decepcionar o pensar en la persona que quieres y hacer un pequeño esfuerzo, siempre que no te suponga un conflicto con tus principios claro.

En estos casos pon tu mente en la mente del otro, si, has leído bien, para sorprender a la pareja hay que planear una cita pensando en cuál sería el plan ideal que al otro le encantaría, dónde, cómo y el qué son las tres preguntas básicas que debes hacerte, seguramente tú eres quien mejor le conoce y si no lo tienes claro…pregunta a su gente, ¡no puedes fallar así!

¿De un mal momento en la pareja?

Si estáis en crisis y la pareja anda tambaleándose desde hace tiempo y no tienes intención de que se rompa definitivamente quizá este sea un buen momento para eliminar tensiones, ¡ojo! Sólo si no estáis en una fase muy aguda, aquí mejor abstenerse, ¡podría abrirse la caja de pandora!

¿Qué tal si en este día de celebración del amor nos olvidamos de los malos entendidos y nos centramos en recordarle al otro lo importante que resulta en nuestras vidas? No puede ser tan difícil, ¡seguro que hay un montón de momentos buenos para recordar!

Cualquier ejercicio que hagamos con la mente creativa puede funcionar, te sugerimos un regalo para el recuerdo, un álbum de fotos donde puedas plasmar cómo a pesar de los vendavales que nos azotan tenemos claros los pilares en que se fundamenta nuestro amor.

Un álbum hecho por ti, con tu visión de la relación y con tus mejores palabras, sería un vehículo estupendo para salir de la zona de conflictos y volver a encender una pequeña mecha con un significado muy especial… ¡Intentémoslo, nuestra historia sigue mereciendo la pena, sigamos llenando páginas de recuerdos juntos!

¿De ambos?

¿Los dos sois unos empedernidos de San Valentín? ¿Cada año esperáis con impaciencia su llegada?

Entonces no necesitáis ningún consejo, sois expertos en recordaros cuanto os queréis y en demostraros cada año que seguís apostando por vuestro amor. La oferta aquí es infinita pero sin duda para los más tradicionales no pueden faltar las velas, las cenas románticas, los regalos simbólicos y cualquier detalle que pueda ofreceros el mercado. ¡No hay límites!

¿De la primera vez?

Ohhhhhhh, perfecto, ¡contamos entonces con toda la ilusión del primer año!

En estos casos la dificultad no está en cómo celebrar San Valentín sino en averiguar con tiempo y muchas preguntas sutiles los gustos de nuestro ser amado. Saber con quién estoy es fundamental para no resultar excesivo o por el contrario para no quedarme a medio gas.

Pero es un momento tan dulce ese del enamoramiento que nada puede fallar, es más, casi que cualquier cosa puede valer porque son momentos en que los regalos ni se abren, solo con el envoltorio nos regocijamos… ¡Qué romántico, se ha acordado de mí! Ya está, hecho, solo hay que atinar en no equivocarse por falta de interés sobre los gustos del otro.

Y ahora que ya sabes dónde estás solo tienes que ponerle ganas, no hay fórmulas ni recetas exactas, el único ingrediente necesario es el corazón, todo lo que hagas desde ahí irá bien, así que deja la cabeza en el trabajo y conéctate con tus sentimientos. Y por supuesto, ¡Feliz día de los enamorados!

Comparte nuestras ideas para celebrar San Valentín

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar