Se termina el amor 

El amor es un sentimiento y como tal sufre transformaciones, crece, decrece, aparece, se extingue o cambia. Respetar las leyes naturales de las emociones y su funcionamiento permite vivir el amor con la libertad de que pueda madurar y con la apertura de que también puede desaparecer, incluso transformarse tanto que llegue a generar confusión y nos mantenga durante un periodo de tiempo en la duda y la indecisión, por ello muchas veces nos preguntamos ¿por qué se termina el amor?

Las relaciones de pareja viven diferentes etapas, en el encuentro se consolida el vínculo gracias al enamoramiento, según Walter Riso, psicólogo experto en relaciones de pareja “el enamoramiento es un estado de atracción y pasión que suele durar entre seis meses y dos años, estrechamente relacionado con nuestra necesidad biológica de procreación”, este estado tiende a confundirse con el amor, sentimiento que sin duda es más tardío y aparece como la transformación profunda de esos inicios pasionales donde “nos obsesionamos con la persona amada, queriendo estar a su lado todo el tiempo y a cualquier precio. Es como un hechizo fisiológico que nos nubla la razón, volviéndonos adictos al objeto de nuestro deseo el enamoramiento nos lleva a distorsionar la realidad, proyectando una imagen idealizada sobre nuestra pareja, viendo en el otro a aquel que desearíamos que fuese mas que al otro tal y como es, para lo que habrá tiempo más adelante. Como bien dice Joan Garriga en “El buen amor en la pareja, sería algo así como “Me mueves mucho, pero te veo poco (veo poco lo que en realidad eres y veo mucho lo que en realidad deseo ver)”.

“Yo soy yo, tú eres tú. Yo no vine a este mundo para vivir de acuerdo a tus expectativas. Tú no viniste a este mundo para vivir de acuerdo con mis expectativas. Yo hago mi vida, tú haces la tuya. Si coincidimos, será maravilloso. Si no, no hay nada que hacer”. Fritz Perls, neuropsiquiatra y psicoanalista, creador de la terapia Gestalt 

Con el paso del tiempo, la costumbre, la accesibilidad, la familiaridad y la seguridad que ofrece la estabilidad de la pareja, el enamoramiento va desvaneciéndose y deja de ser una constante para funcionar como algo variable, que va y viene según se encuentre el termómetro de la pareja y se nutra con lo que ambos vayan aportando a la relación. Es entonces cuando se da paso a la caída de la venda de los ojos, así, tal cual, tiende a manifestarse en cualquier pareja la experimentación de un contacto con la realidad donde puede verse al otro tal y como es, dando paso entonces a la verdadera relación de pareja donde podemos emprender el camino de aceptar todas las partes del otro, buenas y malas o donde tengamos que ser honestos con la incapacidad de amar a la imagen real y separarnos. Sin duda, el compromiso de la pareja se produce en este punto. Según Joan Garriga después del enamoramiento la relación se transforma en Ahora voy viendo mejor quién eres, y ya no me mueves tanto, pero sí lo suficiente como para elegirte y continuar un camino común en alguna dirección (o no, y en ese caso elijo irme)”. Y si todo prospera y aparece el compromiso, añade Garriga “Ahora, nuestro amor, nuestro vínculo y lo que hemos creado en común tiene más fuerza y más peso que nuestras parejas anteriores y que nuestra familia de origen”.

¿Qué causa la extinción del amor?

Cuando todo este proceso no se entiende, no se comprende o no se tiene conciencia de él, entonces aparece el dolor, los desencuentros, las crisis, las decepciones y se termina el amor, toma el camino del desencuentro, tornándose doloroso y terminando por desaparecer. El vínculo de amor hunde sus raíces en el afecto, el respeto, la confianza y la intimidad, el inicio de conflictos mal resueltos, cargados de reproches, acusaciones, búsqueda de culpables, situando a la pareja en un campo de batalla donde nada puede ser ni elaborado ni superado, donde ambos se sienten víctimas del otro y no encuentran consuelo ni siquiera a través de la ira, es entonces cuando las raíces del amor van secándose en un terreno sin nutrientes que lo puedan mantener vivo, dando paso a su muerte, a la desvinculación.

Sin embargo, no siempre hay desencuentro cuando se termina el amor, en algunas parejas ni siquiera hay lucha porque nunca hubo pasión, más bien acomodación. Son esas relaciones que se consolidan por sentido común, por afinidades, porque encajan las piezas y en la que no se despeinan demasiadas veces porque los desencuentros son racionalizados y evitados. Son parejas cargadas de complicidad pero muy carentes de una afectividad pasional, con un enamoramiento más pragmático que fisiológico y donde el paso del tiempo o los cambios vitales pueden despertar una pregunta complicada… ¿Qué hago yo contigo? ¿Qué me aportas? Esta puede ser su puerta para tomar contacto con que su vida emocional está vacía y que lo que un día sirvió como sostén del amor hoy carece de contenido. Y así, con la misma tranquilidad que llegó, se va el amor, sin demasiado ruido, sin demasiado escándalo. Son esas parejas de las que nunca uno podía imaginarse una separación, ¡parecían tan felices, tan perfectos!

Desamor, en algunas parejas ni siquiera hay lucha porque nunca hubo pasión Click to Tweet

Y al margen de cómo cada cual exprese su amor o como lo viva, cuando no es cuidado, ni alimentado, ni considerado, cuando solo se usa como hogar al que regresar, sin renovarlo, sin atenderlo, sin hacerse preguntas, sin evolucionar, sin considerar alternativas, cuando no es vivido con conciencia plena para poder nutrirlo y significarlo en cada etapa de la vida, entonces se termina el amor, o se pone en riesgo de perderse, de transformarse quizá en algo que nada tiene que ver con el amor, sino más bien con la idea de que esa pareja es más calidad que la fría y menospreciada soledad.

Si tienes algún motivo por el que crees saber la causa de por qué se termina el amor, comenta!!! 🙂

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar